29 marzo 2006

Ni al arco iris Ni al arco iris

Tras el pitido final del lamentable Bennet, no había persona más contenta en el mundo que Ronald Koeman. Su Benfica había logrado el objetivo de no encajar ningún gol en casa para jugársela a cara de perro en el Camp Nou. La alegría del holandés era tal, que en declaraciones a Canal Plus afirmaba que el Barcelona había sido superior y que el Benfica iba a aprovechar la vida extra que les han concedido los abanderados del 'jogo bonito'. El claro penalty de Motta (las cosas como son) sólo lo comentó de pasada, sin levantar la voz ni poner el grito en el cielo, el 0 a 0 era mucho más importante. Y eso que el águila Vitória había pronosticado en su vuelo la derrota del Benfica (únicamente voló una vez).

En el Barcelona, en cambio, las caras eran de cabreo. Si antes del partido les dicen que iban a quedar 0 a 0 con una defensa de cirscunstancias, muchos habrían firmado. Rijkaard el primero. Pero la realidad era otra. No puedes generar 10 claras ocasiones de gol y fallarlas todas. Ya hubo culés que se 'mosqueran' el día del Bernabéu. Aquél día se metieron tres chicharros (dos por jugada individual de Ronaldinho), pero se fallaron otros 7 para dejar en el olvido un resultado de escándalo. El 'mosqueo' apareció de nuevo en Stamford 'Beach'. Un Barcelona infinítamente superior al Chelsea, falló goles por doquier y llegó a ir perdiendo. El 1-2 final fue bueno, pero se había vuelto a dejar en la cuneta la oportunidad del dar el golpe en la mesa, el 'aquí estamos nosotros' que todos los grandes equipos deben dar en los partidos importantes. Y qué decir de ayer. La oportunidad perdida es histórica. El dato que apuntó el Plus al acabar el partido es de risa malidiosa: de los 10 jugadores de campo titulares, sólo Gio y Belletti no tuvieron en sus botas una clara oportunidad de gol. Los demás, lo fallaron todo. Y eso que entre los palos del Benfica no estaba Buffon, estaba Moretto, un portero muy malo -al menos ayer- que nos regaló la mitad de las ocasiones de gol (cesión incluída).

Cabe destacar que lo que más le duele al aficionado culé no es el resultado, es la sensación que dejó el equipo. La primera parte fue muy buena para un anuncio de Nike, pero esa sensación de sobradismo que destellaba el juego azulgrana cada minuto que pasaba dolía cada vez más. Taconazos, sombreros, pases al hueco, paredes. Todo maravilloso. "Joga Bonito" -decían-.Y el gol no podía ser menos. Había que colocarla, y los balones se iban, uno tras otro, fuera. La ocasión de Eto'o, por ejemplo (no es una crítica contra Eto'o). Controla el balón a 4 metros de la portería, sienta al portero, ¡y la quiere colocar con la izquierda! Si esa la tiene ante Casillas la descose. Además, al final las estrategias de Rijkaard casi nos hacen perder el partido. El Benfica sólo hizo algo cuando Frank destrozó el centro del campo al cambiar a Deco por Gabri. Vale que Deco tenía una amarilla, pero es que las posibilidades eran múltiples y todas mejores. Con Deco en el vestuario, toda la presión benfiquense se centró en taponar a Iniesta y al quitar a Larsson el recurso del patadón a la cabeza del ariete sueco también había sido sepultada. Los últimos 10 minutos fueron un correcalles con el Barcelona entre las cuerdas y pidiendo la hora.

Al final, como Koeman soñaba, la eliminatoria se decidirá en la vuelta. En Barcelona volverán el capitán Puyol y el peligrosísimo Nuno Gomes. Nada está, ni mucho menos decidido. Y esta ya es una mala noticia para el Barcelona. Esperemos que en el Camp Nou el Barcelona afine la puntería. Ayer, el arco iris en el que se convirtió la meta de Moretto fue infranqueable. Y eso que delante estaba un equipo que promediaba 2,5 goles por partido en Europa. De risa.

Para concluir dos datos.

1. El año de la Copa de Europa de Wembley, en semifinales y ante el Benfica, el partido de ida también quedó 0 a 0.

2. El dato negativo tiene bemoles. Un empate a goles en el Camp Nou (1-1, 2-2, etc.) dejaría fuera de Europa al Barcelona sin haber perdido ni un sólo encuentro.


PD1: Destacar el partidazo de Iniesta. Controló el juego del equipo, bajó a recibir siempre que pudo y cortó un montón de balones. Ayer se pareció a Xavi más que nunca. Como a todos los demás, le faltó el gol en una clara ocasión sólo ante Moretto.

PD2: Qué partidazo el del Arsenal. Le dio un baño en toda regla a la Juventus. Le metió dos goles y vio como Buffon evitaba la goleada. Highbury volverá a ver otro partido de Champions League, el de las semifinales.

Links de interés

- La fantástica visión de Martí Perarnau

- Arsenal-Juventus, por Notas de Fútbol

- Video del Benfica-Barça (www.futbolarte.com)

- Video del Arsenal-Juventus (www.futbolarte.com)

3 comentarios:

Ignasi Noguer dijo...

PD3: No os perdáis la crónica del diario Olé. "...para llevarse la Copa, hay que sufrir igual que por el amor de una mujer." Simplemente fantástica.

Crónica diario Olé

la rambla dijo...

Veremos que dice Olé
Estos argentinos son unos poetas
Buen Blog

Pablo G. dijo...

Me encanta el estilo del periodismo deportivo argentino, escrito y narraciones de radio o TV. Un saludo y sigue así con el blog