08 marzo 2006

El Camp Nou, el teatro de los sueños El Camp Nou, el teatro de los sueños

Partido grande el de anoche, muy grande. No voy a recrear una crónica del mismo, pues ya se ha escrito mucho y no quiero repetirme. Por ello, únicamente voy a llevar a cabo unos apuntes finales en forma de lista, como pies de página de la crónica del día en que el fútbol del Barcelona eliminó del mapa a las triquiñuelas barriobajeras del Chelsea.

1. Tanto preparó Mourinho su estrategia mediática y escénica pre y post partido que se olvidó de lo más importante, del partido mismo. Se equivocó en todo. Mal planteaminto y malos cambios. Dio la sensación de que el Chelsea no podía llegar a más, mientras, y sin desmerecer la enorme categoría de los 'blues', el Barcelona no achuchó más porque no lo necesitaba.

2. El ambiente del Camp Nou fue increíble. Aunque no asistí al campo (fue imposible lograr una entrada), creo entender que el comportamiento de la grada fue ejemplar dada las constantes provocaciones de Mourinho. Supongo que hubo insultos y demás (es imposible controlar a 98.000 en estado de excitación), pero los cánticos más coreados fueron irónicos y, en mi opinión, inteligentes: "Vete al treatro, Mourinho, vete al treatro" y "Mourinho traductor". No cabe duda que, si cada domingo el Camp Nou respirara un ambiente semejante, el estadio azulgrana sería un fortín inexcrutable.

3. Rijkaard ha madurado. El Barcelona fue ayer menos Barça y más Liverpool. El partido de ayer me recordó, en cierta manera, al partido de vuelta de la eliminatoria Liverpool-Chelsea del pasado año. Ayer vimos al Rijkaard más Sacchi: gran presión adelante, centrocamipistas corpulentos y muy anticipativos y defensa inmóvil, atenta y expeditiva.

4. Como último apunte, las notas negativas.

a) La pérdida de Puyol para la ida de los cuartos me preocupa muchísimo. Sólo cabe recordar cómo nos fue en Zaragoza cuando el capitán culé no estuvo.

b) La recaída de Messi en el tramo más importante de la temporada asusta. Es más, en Argentina se quedaron helados imaginándose algo mucho peor. No es casualidad que los primeros 25 minutos fueron los mejores del Barcelona en todo el partido. Fue cuando Ronaldinho maravilló con sus virguerías. Messi estuvo apagado. En mi opinión, la defensa del Chelsea protegió mucho la banda diestra (por Messi), y dejó abierta la izquierda (de ahí las cabalgadas de Ronnie). Cuando Messi se fue con los isquios lastimados, la banda derecha quedó huérfana y el Chelsea pudo tapar el único hueco que tenía. Ahí murió el ataque en tromba del Barça.

c) Mala noticia la remontada de la Juventus. Siempre he argumentado que este año la Champions sería para el Barça, el Chelsea, la Juve o el Bayern. Fuera el Chelsea y el Bayern contra las cuerdas en el partido de hoy, sólo quedaba la Vecchia Signora como gran rival. Lástima del error de Wiese, que había realizado un partido soberbio. La Juve tuvo la suerte del campeón, y, tras verse fuera, ahora son más peligrosos que nunca. Esperemos que el 'espíritu de Kaiserlautern' no aterrice en Delle Alpi.

PD: Mis más enormes felicitaciones al Villarreal. La historia se vistió ayer de amarillo.

2 comentarios:

Pablo G. dijo...

La Juve, por muy mal que esté, siempre será temible. Es competitiva hasta jugando horrible.

El Bambino dijo...

No te pases, el UNICO Y VERDADERO teatro de los sueños es el Old Trafford, asi como la Catedral del Futbol, fue la Bombonera.