05 febrero 2007

De Klassieker De Klassieker

Ayer fue un día de grandes encuentros en Europa, y eso que el Inter-Roma quedó aplazado por los deleznables hechos de Catania. En Inglaterra, el Manchester United aplastó al Tottenham en el White Hart Lane por 0-4. En Alemania, un sólido Schalke 04 doblegó al Werder Bremen en el Weser por 0-2. Y en Francia, el clásico entre Olympique de Marsella y PSG terminó en 1-1. Quizá, el gran partido continental con menos repercusión mediática fue el Klassieker de la Eredivisie, el Ajax-Feyenoord.

Un Ajax reenganchado a la lucha por el título tras las dos derrotas consecutivas del PSV se medía a un Feyenoord en horas bajas. En De Kuip, los de Erwin Koeman cayeron por un estrepitoso 0-4, por lo que las expectativas anunciaban tormenta para los visitantes. Y al final así fue. 4-1. Resultado engañoso que no refleja lo acontecido sobre el césped del Amsterdam Arena. El Feyenoord salió mucho mejor posicionado que el Ajax, controló el balón y dispuso de una opción inmejorable para adelantarse, pero el uno contra uno de Charisteas frente a su excompañero Stekelenburg acabó con el balón en la base del poste. Poco después, los ajacied, hasta el momento desaparecidos en ataque, anotaron el 1-0. Sneijder lanza una falta desde 30 metros, el balón, que iba muy centrado, golpea en Vincken y se cuela en la portería de Timmer. El gol descoloca al ‘equipo de la reina’ y destapa el tarro de desajustes que viven los del hermanísimo esta temporada. A su vez, Sneijder y Davids se hacen con el control de la medular y el Ajax empieza a carburar. Y en dos minutos locos, otra vez Sneijder y De Mul dejan el marcador en un escandaloso 3-0 tras dos soberanas jugadas de Babel por la izquierda. Se intuye una lluvia de goles. Leonardo y Emanuelson destrozan la banda de un Greene totalmente desahuciado mientras que las posesiones del Feyenoord no se alargan más allá de dos pases seguidos. Pero una jugada aislada de Vincken termina con un centro que Charisteas transforma en el 3-1 y que mete de nuevo al Feyenoord en el partido.

Tras el descanso, el los de Rotterdam vuelven a dominar, pero todo el peligro lo centraliza Vincken por la banda derecha. Demasiado previsible. Ten Cate responde y da entrada al veterano Lindenbergh, que seca por completo el único agujero ajacied. Con el Ajax dejando pasar los minutos, al Feyenoord sólo les quedaba la individualidad para lograr el gol del acercamiento, y ahí la suerte les volvió a dar la espalda. Pelota a los pies de Charisteas, que se revuelve y chuta cruzado, pero el balón, de nuevo, golpea la base del poste. Poco después, como ya sucediera en la primera parte, Sneijder anota el 4-1 definitivo. Con esta abultada victoria, el Ajax sigue segundo, pero a sólo 5 puntos del PSV. El Feyenoord, por su parte, camina en la quinta posición, la última que da acceso al playoff, y el fin de semana que viene visita al cuarto clasificado, el Twenty.

Más allá del resultado, el klassikier de ayer fue un partido de nombres propios. Fue el encuentro de Davids, que tras 11 temporadas volvió ayer a vestir la camiseta del Ajax cuajando, además, una gran actuación. También fue el partido de Sneijder, que con su hattrick dejó atrás las voces críticas que estas últimas semanas le acusaban de tener la cabeza puesta en un futuro lejos de Amsterdam. Otro nombre propio fue el de Castelen, que tras 8 meses exactos desde su último partido volvió a pisar un terreno de juego. La última pieza feyenoorder del mítico triángulo Ka (Kalou) - Ku (Kuyt) - Ca (Castelen) es la gran esperanza para salvar la temporada. Otros protagonistas fueron los jóvenes y excelsos De Mul y Leonardo. Huntelaar, que vivió todo el encuentro sentado en el banquillo por decisión técnica. Y, obviamente, también fue el partido de Charisteas, que pisó con éxito -un gol y dos postes- y con la otra camiseta el Amsterdam Arena.

--------------------------

Fotos de www.feyenoord.nl y de www.eredivisie.nl.

2 comentarios:

Antonio Vázquez dijo...

Has sido linkeado. Buen blog!!!!!!!!!!!!!

Pablo G. dijo...

Que trotamundos Davids