18 diciembre 2006

El Mundial de clubes y los excesos de la FIFA El Mundial de clubes y los excesos de la FIFA


El único hueco vacante en el frondoso museo del Barça todavía deberá esperar. Si en 1992 fue el Sao Paulo quien le negó la Copa Intercontinental al Dream Team, ayer, otro club brasileño, el Internacional, repitió la historia y se adjudicó su primer Mundial de Clubes. Y eso que parecía que esta vez sí era la buena. Pero las grandes expectativas generadas tras el recital ante el América pronto se vieron truncadas. Y es que ayer el Barça ya mostró desde un principio que no se sentía cómodo sobre el césped y acabó sucumbiendo ante el enredo táctico propuesto por un compacto Internacional.



La derrota de ayer deja un sabor extraño que depende del prisma por el que se mire. Por un lado, si atendemos a la ilusión de alzar el único título que faltaba, la sensación es duramente amarga. Era la gran ocasión, el broche de oro a una temporada maravillosa. Y batacazo. Pero por otro lado, esta Copa lleva el sello inconfundible de la interesada FIFA, que como siempre busca ganar el máximo dinero posible a costa de los demás. Ellos organizan, ponen las reglas y a chupar del bote lo máximo que se pueda. Y, en este sentido, me alegro que dejen de ganar mucho dinero por la derrota del Barça, club que vende mucho más alzando la Copa Intercontinental que el Internacional de Porto Alegre. Ya les pasó algo parecido en el Mundial de Alemania. La FIFA prefería que Italia no fuera campeona. Les gustaba más Brasil, Alemania o Francia. Y una vez errada su propuesta y con Italia con la Copa, toca exprimir por otro lado. ¿Solución? Puede que sea el alud de trofeos individuales que está recibiendo Cannavaro, la nueva imagen de la FIFA bajo el lema “los defensas también pueden ser los mejores”. Y Zidane segundo, y eso que completó la peor temporada de su maravillosa carrera. Sí, jugó tres partidos del Mundial a un altísimo nivel, pero su año fue horroso y terminó expulsado en la final por una agresión totalmente contraria al Fair Play que la FIFA intenta vender. Eso sí, uno de los mejores defensas del mismo Mundial y a su vez campeón y goleador en la final, Materazzi, no estará esta noche en la gala de la FIFA ni como invitado. Ya se sabe, para la FIFA, quien la hace la paga, y Materazzi les "chafó" su premio al mejor jugador del Campeonato.


Y no quiero que se interprete esta crítica hacia la FIFA como una pataleta tras la derrota del Nissan Stadium. El Internacional fue mejor y se proclamó campeón de forma totalmente merecida. Es más, no voy a salir diciendo, como algunos hacen, que el Mundial de Clubes es un Gamper invernal, para restarle relevancia al varapalo de ayer. Para mí, la Copa Intercontinental es muy importante y la derrota del Barça es un batacazo de altos vuelos. No hay excusas. Pero ya hace demasiado tiempo que la FIFA se interesa más por el dinero que por el fútbol en sí. Y es que ¡por Dios!, si hasta las radios tuvieron que pagar una cuantiosa cantidad de euros para poder retransmitir el torneo. ¿Alguien se ha preguntado por qué se ha ampliado la gama de participantes en el Mundialito? Los más románticos apuntan que es para democratizar el fútbol, pero lo cierto es que de este modo se juegan más partidos y, por consiguiente, los beneficios de patrocinadores y demás se multiplican. ¿Alguien se ha preguntado por qué se juega en Japón? Al principio fue para implantar una sede imparcial de partidos de europeos contra sudamericanos. Luego, entró Toyota y la Copa pasó a llamarse, oficialmente, Copa Toyota (yenes por doquier). Ahora, y tras el fracaso estrepitoso de llevar el fútbol al lucrativo mercado norteamericano, la pasta está en Japón. ¿Qué los equipos deben tirarse 13 horas dentro de un avión? Pues que se los peguen, pero ayer el Nissan Stadium estaba lleno hasta arriba de japonenes futboleros. Y lo mismo ocurre con los Mundiales de selecciones. El número de participantes aumenta cada vez más reduciendo con ello la calidad de los partidos. Cada año los jugadores disputan más partidos. Por qué será que cada vez hay más lesiones.



Se organizan jornadas de partidos internacionales amistosos y hasta Copas Confederaciones para multiplicar los ingresos. Mientras, los clubes siguen pagando las fichas de unos jugadores que se acaban lesionando al servicio de una FIFA que no paga, sólo cobra. Lo mismo ocurre en la UEFA, y ya se rumorea que el organismo europeo que rige el fútbol quiere ampliar la gama de participantes en las Eurocopas de 16 a 32. Luxemburgo, San Marino y las Islas Feroe ya se frotan las manos. Mientras, a un jugador le secuestran al padre (Jonatás) y la UEFA veta a su club para que sus jugadores aparezcan con una camiseta de apoyo en un partido de la UEFA Cup, no sea que la camiseta lleve alguna marca comercial que no haya pasado antes por caja.

Y lo más triste de todo es que nadie hace nada. Hubo un intento de Super Liga Europea al estilo NBA, pero las presiones de la UEFA hacia los clubes implicados apaciguaron el temporal. La FIFA y demás federaciones fueron válidas al principio. Hoy, se han montado en el dólar y parece que nadie les pueda toser. Algunos deberían aprender del Charleroi.

-------------

El dato: Con la de ayer, se han disputado 45 ediciones de la Copa Intercontinental. 24 han sido alzadas por equipos sudamericanos y 21 por europeos.

7 comentarios:

J.J. Medina dijo...

Menudo día para los culés: pierden la Intercontinental (que va de blanco), el Sevilla les quita el liderato, Cannavaro es el FIFA World Player y Ronaldinho no queda segundo, si no tercero por detrás de Zidane!!!

Por cierto, que es lo del Charleroi??

Ignasi Noguer dijo...

El Charleroi es un equipo belga que denunció a la FIFA porque su jugador Majid Oulmers se lesionó con la selección marroquí en un partido contra Burkina Faso y por la que estuvo 8 meses de baja. Su caso es histórico, pues es el primer equipo que se ha atrevido a reclamar sus derechos frente a los abusos de la FIFA y la UEFA.

raul dijo...

Hola, pasaba por aqui, me ha gustado mucho tu blog, ¿¿te apetece ver el mio ??
Si estas dispuesto a intercambiar enlaces, me lo dejas saber vale?
venga fiera.
Un saludo...;-)

Pablo G. dijo...

Buen post, me ha gustado. Saludos

Jose David Lopez dijo...

A mi me hace gracia cuando todos hablan de que el Internacional no era equipo rival de garantías para el Barcelona.

El Inter, venció la Libertadores ante el Sao Paulo, que era, por entonces, el propio ganador del pasado Mundial de Clubes, mejorado con Oliveira.

Si Aquel equipo no tiene nivel, ¿Estamos hablando de que en Sudamerica no hay rivales?.

Tu último dato, callará muchas bocas.

J.J. Medina dijo...

Gracias por la explicación del Charleroi, no lo habia leido en ningun sitio... ;)

Francine - francinemariano@gmail.com dijo...

Olá, tenho que dizer que apesar de brasileira não achei que o Internacional fosse ganhar do gigante Barcelona, mas muito pelo contrario o Inter deu um banho de Futebol!!!

Abraços